Arturo Briones

Mi amistad con Arturo se remonta al año 1983 cuando se acercó por la Sección de cine para realizar un cursillo básico, desde entonces algo ha llovido pero sigo manteniendo la relación y solemos vernos cuando se acerca por Zaragoza. Su temperamento no ha variado con el paso de los años, sigue siendo el mismo tipo que vive por y para el cine y como él mismo dijo en su momento se entregó al celuloide porque carecía de vicios caros y eso no podía ser. Cuando llegó a la Sección no terminaba de tener claro si venía como alumno o profesor ya que en clase no era la primera vez que disertaba largo rato sobre los temas que se impartían, sinceramente creo que no necesitaba para nada el curso y vino porque necesitaba el contacto del cine de manera directa. Fue uno de los grandes animadores de las Sección y un excelente colaborador en mi etapa de delegado. Posteriormente Arturo sería nombrado vocal de cursillos en los que él mismo impartió clases.

La trayectoria que tiene este realizador nacido en Zaragoza en 1963 comienza en el 83 pero no rodaría su primer corto hasta el 85: “Flores secas” que por diversas circunstancias no terminó. Es en este mismo período cuando en compañía de otros realizadores fundan el grupo Cineceta, desarrollando trabajos de foto-fija en películas como “Su último suspiro” de los hermanos Gotor y la que sería la primera película en 35 mm del grupo: “Historia de un hombre bueno” de José Antonio Vizárraga. Todos estos trabajos lo solapa con sus colaboraciones en otros estamentos como por ejemplo el Aula de Cine de la Universidad de Zaragoza y el British Film Institute. Dirige diversos cortos en pequeño formato pero será en 1989 cuando ruede su primera película en 16 mm. y que supondría todo un reto: “Como la ortiga segada”. El servicio militar sirvió para que realizase cinco documentales encargados por el propio Ejército abordando por primera vez este género.

Su etapa profesional comienza como meritorio de rodaje en documentales de José Luis Borau, es jefe de figurantes en la producción “Las aventuras del barón Münchausen” rodada en 1988 y dirigida por Terry William. En el 90 marcha a Londres para estudiar en la London Internacional Film School. Se gradúa en 1992 dirigiendo como final de carrera la película “Star too far” con el más puro sabor de la ciencia-ficción, género del que es entusiasta. La película fue estrenada en enero del 93 en Zaragoza y fue rodada íntegramente en inglés. La incorporación profesional al mundo del celuloide es compleja y el camino se cubre de baches y en algunos casos de simas que si no se tiene un buen “puente” es difícil de salvar, Briones lo sabe e intenta abrirse paso trasladándose a Madrid donde realiza diferentes tareas en rodajes comerciales. El paso por Madrid está salpicado de altibajos más bajos que altos en la siempre interesada y depredadora selva que es el cine profesional. Su vida está a caballo entre esta ciudad y Zaragoza donde colabora en cortos de otros realizadores desarrollando trabajos de fotografía y dirección artística.

Arturo Briones continúa en Madrid con diferentes proyectos que estoy seguro que terminarán cuajando porque sobre todo, y si algo define a este realizador como buen aragonés es su cabezonería, testarudez por conquistar un hueco en el panorama comercial de esto que se llama cine profesional, donde se aglutina el talento y también la mediocridad.

Armando Serrano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s