José María Sesé

Formas, figuras que insinúan buscando siempre un espacio imposible. Colores, luces cambiantes y fondos oscuros desdoblándose en cada fotograma, en cada cuadro. Un mundo inquietante con líneas infinitas y soles deslumbrantes que varían su tonalidad, en un cielo raso y mágico. Sesé utiliza la cámara de la misma manera que el pincel, con la fantasía propia de un mago nos introduce en una esfera de colores y sensaciones, pinta dando forma, filma haciéndonos soñar.

José María Sesé nace en Zaragoza un cuatro de julio de 1931. Sus aptitudes para desarrollar y crear pronto se ponen de manifiesto. Estudia en la década de los 40 dibujo, poco después descubriría un mundo diferente en la fotografía. Su frecuente asiduidad en el Club Cine Mundo servirá para que Sesé entienda el cine como un elemento importante y complementario en su trabajo creativo. Este concepto viene reflejado en unas declaraciones realizadas por el artista el 29 de enero del 63 a Heraldo de Aragón, en entrevista que le hace Doñate: “El hombre actual puede adentrarse en el mundo de la pintura, de la escultura o de la arquitectura, no solo guiado por la palabra o las letras impresas, sino también llevado de la mano del cine”.

La singladura cinematográfica de Sesé comienza en 1958. Su trabajo se dirige principalmente a la experimentación plástica: el color, la luz, el relieve y las formas, son para el realizador, un mundo de infinitas posibilidades que investiga con especial talento. La cámara de este cineasta, refleja una estética absolutamente vanguardista, con claras pinceladas de contenido humano y social. En su filmografía puede advertirse la profunda mirada que Sesé realiza al cine de corte innovador, esto es patente en películas como: “Abstracción rítmico formal” del año 1963, fruto de su vinculación con el Grupo Plástico Zaragoza, “Dinámica” (1964), el montaje de este film se realiza partiendo de objetos y pinturas creadas por José Vera, “Muy cerca de nosotros” (1965), película de emotivo sentido crítico, “Ondulante” (l966), una auténtica coreografía con el agua como elemento protagonista, “Principio cero” (1971), film donde las pinturas de Torcal es la base y estructura del trabajo de Sesé. Podríamos seguir con otros títulos que no harían más que recalcar todo lo dicho hasta ahora y que se resume en una constante búsqueda de elementos y conceptos diferentes, con una estética muy cuidada y trabajada.

Sesé puede considerarse como un profundo renovador dentro del panorama de nuestro cine independiente en la década de los 60, cine que empezaba una etapa de profundos cambios dentro de su discurso y doctrina. El vanguardismo buscaba su sitio en la cultura zaragozana y el mundo del celuloide tenía sus nombres propios en este apartado. Un Sesé entusiasta y animador de festivales donde el cortometraje era el anfitrión. De tertulias como la mítica de Café Levante y que servía para dar a conocer este otro tipo de cine. De actor como su interpretación de tabernero en “La leyenda del herrero de San Felices” de Miguel Vidal. Un Sesé como vemos polifacético, poeta de imágenes donde destaca como creador de arte y de sueños.

Armando Serrano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s